¿Dónde debe estar la silla de Antonio Maceo?

Por paradójico que suene, la silla de Antonio Maceo es un símbolo del poder español en Cuba en el siglo XXI. La pieza llegó a La Habana en 2018 cedida de manera temporal por el Ayuntamiento de Palma (Islas Baleares) y actualmente forma parte del catálogo museístico del Palacio de los Capitanes Generales.

Después de 20 años de negociaciones entre Eusebio Leal, las autoridades de las Islas Baleares y las altas esferas del poder de Cuba y España, la silla fue trasladada a la capital comunista en calidad de préstamo.

Esa noticia fue festejada por la cúpula del castrismo, omitiendo la dura realidad: en algún momento deben devolverla. Y eso puede pasar en 2023.

Que Cuba celebre este trueque y no reclame la devolución de un pedazo de su patrimonio solo demuestra el servilismo de las altas esferas políticas de la isla al empresariado español y al Partido Socialista Obrero (PSOE).

Como dato curioso, añadimos que el plazo para devolver el mueble expiró en diciembre pasado. Sin embargo, poco tiempo antes de morir, el historiador cubano Eusebio leal realizó gestiones para extender la estancia de la pieza en el país otros tres años.

Antes de morir, Eusebio Leal envió una carta al alcalde de esta ciudad española, José Hila, para recordarle que en diciembre se cumplirá el plazo acordado para el préstamo de la silla y por ello pidió la renovación del acuerdo “para que el pueblo cubano pueda seguir teniendo como guardia y custodio una parte importante del alma de nuestra patria”.

El tronco de palmera en el que talló sus iniciales junto a la estrella de la revolución es un tesoro de un valor incalculable para reforzar el mensaje revolucionario que aún perdura en la era post-Castro. Sin embargo, en España, la situación comienza a tensarse a raíz del rústico mueble, pues precisamente hoy se hizo oficial la prórroga del préstamo.

Diversas organizaciones europeas refieren que la cesión se realizó sin informe de Patrimonio y sin la autorización de la familia Weyler que avisó, previamente, al alcalde de Palma de su negativa de trasladar esta pieza centenaria del legado del general cedida en el año 1931 al Ayuntamiento, formando parte desde entonces del patrimonio municipal.

La portavoz del partido de centro-derecha Ciudadanos en el Ayuntamiento de Palma, Eva Pomar, ha criticado al equipo de gobierno por aprobar extender la cesión de la Silla de Maceo a Cuba hasta noviembre de 2023.

Pomar ha denunciado que es «una tomadura de pelo» esta cesión de patrimonio histórico iniciada en 2018 al régimen cubano.

La representante de Ciudadanos consideró que el alcalde de Palma, José Hila, es «un títere en manos de sus socios más radicales» que concede «regalos» a la dictadura cubana que dirige Miguel Díaz-Canel mientras que países europeos condenan los regímenes comunistas.

La silla fue trasladada por Valeriano Weyler (1838-1930) a las Islas Baleares y permaneció con los bienes muebles de los herederos del general español, hasta que en 1931 la cedieron al Ayuntamiento de Palma, capital de la isla de Mallorca.

La pieza se mostraba hasta 2018 en uno de los salones del Castillo de Bellve, en Palma, y antes en el Museo Histórico Militar de San Carlos de la ciudad, junto a otros elementos alusivos a las guerras de independencia de Cuba y Filipinas.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *