La fuerza que viene de una voluntad indomable.

Hoy se cumplen cinco días de la huelga de hambre y sed que iniciara un grupo de jóvenes activistas atrincherados en una vivienda del barrio de San Isidro, en La Habana Vieja. Todes han decidido arriesgar sus vidas para reclamar la liberación del rapero Denis Solís, condenado en juicio sumario a ocho meses de prisión y para exigir el cierre de las tiendas de dólares en toda la isla.

Según explicara a EFE Anamely Ramos, una de las activistas que se encuentra en Damas 955, la Sede del Movimiento San Isidro, dos de estos opositores y artistas, Luis Manuel Otero Alcántara y el rapero contestatario Maykel Castillo, llevan, desde la tarde del miércoles, una huelga de hambre y sed, mientras que Iliana Hernández, Esteban Rodríguez, Oscar Casanella, Osmani Pardo y Katherine Bisquet mantienen una huelga de hambre.

Los cinco en huelga de hambre permanecen de momento en buen estado de salud, mientras Otero Alcántara se encuentra «muy débil», según su compañera, tras cinco días sin comer y beber y por haber sido herido en la cara por el lanzamiento de objetos durante un ataque que un desconocido perpetró contra la vivienda la pasada medianoche y que fue difundido en vídeo por redes sociales.

EFE / Katherine Bisquet

Los catorce activistas se concentraron el lunes en la vivienda para protestar por la condena al rapero aficionado Denis Solís, a quien un tribunal de La Habana consideró culpable de «desacato» por haber insultado a un policía que irrumpió en su casa, en un incidente que también fue difundido en vídeo.

Maykel Castillo, activista opositor cubano. Fuente: EFE / Katherine Bisquet.

Sin embargo, no fue hasta el miércoles cuando parte de ellos iniciaron la huelga de hambre, después de que -según Ramos- agentes de la seguridad del estado interceptaran a una vecina que les llevaba alimentos y se los confiscaran.

La huelga de hambre continuará hasta que se revoque la condena a Solís y Ramos aseguró que los disidentes llevarán la huelga de hambre hasta las últimas consecuencias si el Gobierno cubano no revoca la condena del músico contestario.

Válido aclarar que entre los activistas concentrados en la Habana Vieja se encuentra una enferma de cáncer, la exprofesora universitaria Omara Ruiz Urquiola. Ellos aseguran contar con la solidaridad de otros movimientos opositores locales. También les respaldan varios políticos estadounidenses y organizaciones como Amnistía Internacional o Cuban Prisoners Defenders.

También han enviado una carta al cardenal de Cuba, Juan de la Caridad García, pidiéndole que les haga una visita como muestra de apoyo.

En los últimos meses se han incrementado los casos de opositores, activistas y periodistas independientes que denuncian medidas de presión del Gobierno cubano. Entre ellas, las detenciones arbitrarias, arrestos domiciliarios o la prohibiciones de salida del país. Muy triste todo lo que sucede en la isla.

Con información de Todo Cuba y EFE

0 comentarios