Estado Cubano discrimina a peloteros emigrados por hablar sobre su país

«Los peloteros cubanos emigrados que han hablado mal del país no podrán regresar a jugar en la Serie Nacional de Baseball», sentenció Ernesto Reinoso, alto directivo del Instituto Cubano de Deporte y Recreación (INDER), con lo cual dejó bien claro que el sueño de un equipo unificado, que tienen muchos aficionados, seguirá en pausa un largo tiempo.

Estas declaraciones ocurren a pocas semanas del reinicio de la Serie Nacional de Baseball, que en los últimos años recibió de vuelta a diversos peloteros que huyeron de Cuba, probaron suerte en las Grandes Ligas y en franquicias de México, Venezuela u otros países. Como es el caso de Yadir Drake o Erisbel Arruebarruena.

Reinoso, Director Nacional de Béisbol en el INDER, expresó en Radio Rebelde lo siguiente: «Esos atletas que no abandonaron una delegación oficial, que no han hablado mal de Cuba, serán elegibles por sus provincias en 2020”.

Ernesto Reinoso, Director Nacional de Béisbol en el INDER

Más que una simple condición, las palabras de este directivo son una justificación para tener una carta a la que agarrarse cuando se trate de limitar el regreso de algún pelotero.

“Todo el que haga trámites y esté legal antes del juego 60 no hay problemas. Nadie nos juega los play off, si no participa en la etapa clasificatoria. Si juega antes del plazo que dimos y tienen que regresar para un contrato, aunque no sea por nuestra Federación, lo autorizamos a que vayan y regresen para la postemporada, donde pueden ser incluso refuerzos en caso de que sus equipos originales no clasifiquen. Además, siempre que participen en la Serie son elegibles para la selección Nacional”, añadió Reinoso.

Se trata de otra condición para seguir controlando el pasatiempo nacional del país, una traba más que se suma a lo que dijo hace unos días, cuando advirtió que premiarán con el equipo Cuba a quienes forman parte de los campeonatos nacionales.

Una reforma migratoria del 2017 permite la entrada al país de aquellos cubanos que emigraron de forma ilegal, «siempre y cuando no hayan desertado de misiones diplomáticas, deportivas o médicas».

En general, los deportistas cubanos que abandonan delegaciones en el exterior suelen ser castigados con una prohibición de entrada a Cuba por un periodo de 8 años a partir de la fecha de su «deserción».

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *